Sobrevivir a la cuesta de enero

Home » Particulares » Sobrevivir a la cuesta de enero

crop

Tal vez este post no sea exclusivo del mundo del automóvil, pero no queríamos dejar pasar la ocasión sin dar unos consejos para afrontar la temida “cuesta de enero”. Consejos para que la economía familiar no se resienta y podamos llegar a febrero, mes también difícil, sin demasiados problemas.

Una familia funciona como una pequeña empresa, por lo que tenemos que tener un control absoluto de ingresos y gastos si queremos que “nuestro negocio” no se hunda.

Es fundamental planificar y controlar las finanzas domésticas. Hay que tomar conciencia de cuáles son los gastos, si superan a  los ingresos y, por lo tanto, cuál es la capacidad de compra y ahorro.

Hay que elaborar una lista con los gastos y clasificarlos según prioridades. Es preferible dejar aquellos que no sean tan importantes para más adelante y pensar en ellos cuando la economía doméstica se haya restablecido.

Seguro que si se analiza la economía familiar existen gastos de los cuales se puede prescindir fácilmente. Limitar los gastos es un paso básico para equilibrar el presupuesto.

También hay gastos fijos que no se pueden suprimir porque corresponden a necesidades básicas como la luz, el gas o la electricidad. Sin embargo, podemos reducirlos con un consumo responsable.

Limitar al máximo el uso de la tarjeta de crédito. De esta forma, se puede controlar mejor el gasto y no caer en la trampa de comprar aquello que uno no se puede permitir.

Enero es también sinónimo de rebajas, pero hay que tener cuidado y no dejarse llevar por la fiebre consumista. Es preferible comprar aquello que realmente sea necesario y que, además, suponga un ahorro.

No comprar productos “gancho” o “chollo”: Este tipo de productos reclamo nos pueden llevar a un gasto totalmente innecesario, por lo que es mejor no dejarse encandilar.

El aumento del precio de los productos es una de las características de la cuesta de enero. Planificar la compra antes de hacerla y según el presupuesto ayuda a no comprar alimentos capricho y que encarezcan el carrito de la compra.

Internet es una buena herramienta para comparar precios y escoger la mejor opción para cada economía. También se pueden consultar los folletos comerciales de las grandes superficies para comparar y elegir la mejor oferta de productos cerca de casa. Dedicar un tiempo a ello permite estar informado y tener un objetivo claro antes de ir a comprar.

La economía familiar es cosa de todos sus miembros. Si se comparte también con los más pequeños se fomenta una educación financiera responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

http://www.indianainvestmentwatch.com/ same day loans